Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2015

Morenés convierte la búsqueda de los desaparecidos del SAR en una operación de imagen

Imagen
OPINIÓN/




Hay tres personas sobre cuyo paradero se desconoce todo: si están vivos o si han fallecido, si son rehenes en un barco pirata o si se desesperan a la deriva en medio del Atlántico en una balsa de salvamento, si un problema técnico de la chatarra volante con que se obliga a volar a los efectivos del SAR les ha podido costar su último aliento o si han sido víctimas de un sabotaje… Hay tres militares cuyo rastro se perdió el jueves 22 de octubre en la oscuridad nocturna del Atlántico mientras el ministro de Defensa se iba a dormir tan tranquilo después de recibir de tercera mano un simple fax que decía que estaban a salvo en un pesquero marroquí del cual el Gobierno de España no se molestó ni en pedir el nombre y que luego se esfumó como la espuma de las olas sin dejar rastro alguno. Tres personas cuyas familias se desesperan en Gando y que ya no saben ni cómo gestionar el dolor y la desesperación. Tres servidores del bien común cuyo trabajo consistía en asegurar que otros pudi…

El temor se adueña de las familias del SAR: el barco donde supuestamente iban los militares no aparece

Imagen
La tensión y el nerviosismo van en aumento esta mañana entre los familiares de los tres militares del SAR que cayeron en la tarde de este jueves al mar cuando el helicóptero en el que viajaban se precipitó al agua en un viaje de retorno desde Mauritania a Gran Canaria. Los familiares hacen guardia desde las 6:00 de la mañana hora canaria de este viernes en la Base Aérea de Gando, a donde se suponía que iban a ser trasladados los tres militares en avión después de ser desembarcados de una patrullera marroquí que tenía que llegar al puerto de Dakla a las 4:00 de la madrugada.

Lee aquí la información completa de ATCpress

Las becas, los jóvenes y los jefecillos del poder

Imagen
Es posible que la inteligencia de una sociedad pueda medirse por el esmero que pone en atender y cualificar a sus jóvenes, la única esperanza solvente de mejora colectiva. Si tomáramos ese factor como síntoma de sabiduría, es igualmente probable que Canarias se despeñara por el precipicio del suspenso radical.