Clavijo le manda un aviso al PSOE: las guerras internas de los socialistas "desde luego no ayudan"

Fernando Clavijo, a la derecha, junto al alcalde de La Laguna, José Alberto Díaz, en una imagen de Presidencia del Gobierno.


El presidente confía en la estabilidad de un pacto "que costó muchísimo", pero advierte al Partido Socialista que el Gobierno necesita "tener tranquilidad" y que así se hará constar en la próxima mesa de seguimiento 


El jefe del Ejecutivo no oculta su incomodidad ante episodios como la dimisión de Emilio Mayoral y la falta de una dirección clara en el PSOE: "En el PP se sabe quién manda"


@teresacardenes


El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, le mandó hoy un claro aviso al Partido Socialista: la estabilidad y el futuro del pacto que les une en el Ejecutivo "no depende de lo que ocurra en el Gobierno de España, sino de lo que ocurra en el Gobierno de Canarias" y las guerras tribales en el PSOE "desde luego no ayudan". Clavijo confía en la continuidad de la actual alianza CC-PSOE y de hecho sostiene que, con las elecciones generales a la vista, "no tiene por qué ocurrir nada, el pacto costó muchísimo y creo que es sólido". Pero acto seguido no pudo ocultar su incomodidad con las batallas internas del PSOE canario y su impacto en el Gobierno y dijo expresamente que será una de las cuestiones a abordar este miércoles en la mesa de seguimiento del pacto. El siguiente aviso no tardó en llegar. Para el presidente del Gobierno hay una diferencia entre el PSOE y el Partido Popular que lidera José Manuel Soria: "En el PP se sabe quién manda".


El jefe del Gobierno autonómico dejó este lunes una buena colección de titulares en su primera entrevista de la nueva temporada política, que protagonizó hoy en el programa 'Buenos días Canarias' dirigido por Mayer Trujillo en Cope Canarias. Y una buena parte de ellos tienen que ver con la estabilidad del Ejecutivo y el manifiesto desagrado del presidente ante las batallas internas que se libran en el Partido Socialista. Así quedó claro en sus respuestas a varias preguntas. La primera de ellas del periodista Jaime Pérez Llombet sobre la influencia de las elecciones generales en la estabilidad del pacto CC-PSOE. La segunda de esta periodista sobre las graves diferencias internas en el PSOE, que primero complicaron y retardaron la configuración interna del Gobierno, luego salpicaron al Ejecutivo de críticas socialistas hechas desde Gran Canaria sobre el desequilibrio territorial del Gabinete y ahora castigan su imagen con episodios como la reciente dimisión, a las pocas semanas de ser nombrado, del hasta hace unos días director general de Transportes, Emilio Mayoral.

Clavijo fue este lunes muy claro cuando enfatizó que la clave del futuro no es cómo resulte el nuevo Ejecutivo que salga de las elecciones generales, sino cómo rueden las cosas en su propio Ejecutivo. Por si la advertencia no había quedado clara, fue a más al ser interrogado sobre las guerras internas del PSOE y reconoció implícitamente que están causando sobresaltos en el Ejecutivo: "Desde luego no están ayudando. Deseo tener tranquilidad. Todos tenemos dificultades de entendimiento, pero espero que esto", dijo en alusión a la situación interna socialista, "se solucione pronto". El presidente se remitió expresamente a la reunión del pacto del miércoles. Pocos minutos después, tampoco ocultó su absoluto desagrado con el episodio Mayoral: "Claro que no me gusta". Clavijo dio a entender que se enteró de su dimisión prácticamente por los periódicos cuando ya era un hecho consumado, entre otras cosas porque el interesado no le llamó ni antes de tomar posesión, ni tampoco cuando decidió renunciar al cargo.

Desde antes del inicio del mandato, el pacto ya nació lastrado por graves diferencias internas en el Partido Socialista entre el sector que lidera la vicepresidenta del Gobierno, Patricia Hernández, y el poder orgánico establecido, que se reprochan recíprocamente no tenerse en cuenta a la hora de tomar decisiones. La representación socialista en el Gobierno se configuró a imagen y semejanza del liderazgo emergente de la vicepresidenta tras su victoria en las llamadas 'primarias Paypal', que llegaron a provocar una intervención de la dirección federal del partido y el consecuente escándalo ante la evidencia de que algunos candidatos en liza habían comprado cientos de votos con una misma cuenta de Paypal. Pero ese cáncer no ha parado de crecer y ha traído otras dos consecuencias indeseadas: el total desequilibrio del Gobierno, que por primera vez en la historia concentra en parlamentarios de una misma isla (Tenerife) la Presidencia y la Vicepresidencia del Ejecutivo, y  un manifiesto sectarismo en el nombramiento de los cargos públicos que corresponden a la cuota socialista.

Ahora, Clavijo viene a reconocer por primera vez que esas diferencias están afectando al propio Gobierno y que ese efecto no le gusta en absoluto. También dejó entrever problemas para una interlocución clara con el PSOE por la dificultad para identificar quién lidera el partido. Lo hizo cuando, a la pregunta de si consideraba al Partido Popular mejor interlocutor para hablar de cuestiones como la recuperación económica de Canarias, respondió: "Es un partido mucho más jerarquizado y disciplinado. Y se sabe quién manda en el Partido Popular".

A la pregunta de si identifica los cantos de sirena de José Manuel Soria para ganar peso como posible alternativa de gobierno, Clavijo aseguró que solo ha hablado con el ministro de Industria, Energía y Turismo de asuntos de gestión, "nunca del pacto", aunque "sí es cierto que hay cordialidad y eso que se ha llamado buen rollito".

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Congreso aparca la comisión de Spanair (154 muertos) para dar prioridad al voto sobre RTVE

Así "mercadeó" el juez Alba un "acuerdo corrupto" con Miguel Ángel Ramírez, según la Fiscalía

Adiós, doctor: en memoria del gran Alfonso Medina, el gran cuidador de corazones