jueves, 13 de noviembre de 2014

Julio Barea: "Nadie paga a Greenpeace por hacer campaña contra los sondeos de Repsol"





 “A nosotros no nos pagan ni los gobiernos ni las empresas. Solo nos pagan los socios. No aceptamos ningún tipo de subvención, de financiación ni de prebenda de ninguna empresa. Es totalmente falso que hayamos venido pagados por no sé sabe quién”. Julio Barea, portavoz de Greenpeace en la campaña ‘La solución a las prospecciones’, negó tajantemente que su organización haya recibido ningún tipo de incentivo económico para movilizar hacia Canarias el barco Arctic Sunrise, que ha hecho campaña en Lanzarote, Fuerteventura y Gran Canaria contra las prospecciones autorizadas por el Gobierno de España a la compañía Repsol para buscar petróleo a medio centenar de kilómetros en el mar, frente a las islas orientales.



Greenpeace divulgó este jueves un vídeo en el que se aprecia la presencia del Arctic Sunrise junto al barco Rowan Renaissance mientras éste navega en dirección a Canarias para iniciar las prospecciones frente a las costas de Lanzarote y Fuerteventura. El Rowan es el buque de posicionamiento dinámico contratado por Repsol para llevar a cabo la exploración en aguas profundas autorizadas por el Gobierno de España.

En el curso de una vídeoentrevista con ATCpress grabada a bordo del Arctic Sunrise durante su escala en Gran Canaria (ver VÍDEO), Barea explico que el barco de Greenpeace Rainbow Warrior fue visitado en Baleares “por la plana mayor del Partido Popular” cuando hacía campaña contra las prospecciones en aguas del Mediterráneo y sin embargo no ha ocurrido lo mismo en Canarias. “Cuando hemos hablado con ellos lo que nos han dicho es que el caso canario es diferente”, dijo Barea. El Arctic Sunrise fue visitado en Lanzarote y Fuerteventura por los presidentes de sus cabildos y también por el jefe del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero. “Han venido y se han sacado fotos. Tampoco era el objetivo, pero nosotros encantados de recibir a quien quiera visitar el barco”.

Julio Barea no quiso aclarar si harán o no campaña en Marruecos contra los sondeos del Reino alauí en sus costas, en algunos casos en puntos muy próximos a los autorizados por España a Repsol cerca de Canarias. “Hemos hemos campañas de rechazo en todos los países del mundo contra las prospecciones y en Rusia nos costó estár tres meses en la cárcel y con el barco parado 11 meses”, recordó Barea. En su opinión, es “manipuladora” la teoría de que las prospecciones de Repsol deben validarse porque en todo caso Marruecos sigue adelante con las suyas. “Porque un país lleve una política errónea no significa que otro país tenga que hacer lo mismo y el político que diga eso debería irse a casa”.

Greenpeace emitió la pasada semana un comunicado en el que celebra que la Comisión Europea haya querido escuchar las opiniones de científicos y de colectivos que están en contra de las prospecciones en Canarias y comprometerse a iniciar “una exhaustiva investigación sobre las autorizaciones otorgadas a Repsol”. El director general de Medio Ambiente de la Comisión Europea recibió el lunes de la pasada semana en Bruselas a una delegación encabezada por el profesor de la Universidad de Alaska y experto en perforaciones en aguas profundas Richard Steiner.

Steiner sostiene que España se propone consentir a Repsol estándares de seguridad inferiores a los que la compañía tiene que cumplir en Estados Unidos, que fueron endurecidos tras el desastre ambiental de la plataforma Deep Water Horizon en Macondo, en el Golfo de México.



Esta información ha sido publicada en ATCpress.com












No hay comentarios:

Publicar un comentario