lunes, 3 de noviembre de 2014

De prisionero ruso a activista contra los sondeos de Repsol: así es el Arctic Sunrise de Greenpeace





De prisionero ruso a icono de la batalla de Greenpeace contra los sondeos petrolíferos junto a las costas de Lanzarote y Fuerteventura. Se trata del Arctic Sunrise, el rompehielos de Greenpeace que fue apresado en octubre de 2013 por fuerzas especiales rusas y ahora, después de 11 meses de inmovilización, vuelve a la acción. Su tripulación pasó tres meses imputada por piratería y encarcelada por las autoridades rusas en medio de un desesperante clima de incertidumbre por protestar contra unas prospecciones de petróleo en el Ártico. Son otras prospecciones, las autorizadas a Repsol a medio centenar de kilómetros de las costas de Fuerteventura y Lanzarote, las que lo han movilizado ahora en Canarias, en el marco de la campaña emprendida por Greenpeace para tratar de frenar a toda costa estos sondeos.


El coordinador de esta campaña es Julio Barea, que llegó este jueves a Gran Canaria en el Sunrise, después de que la nave realizara sendas escalas en las islas de Lanzarote y Fuerteventura, los lugares más próximos a la zona de prospecciones de Repsol. En un vídeo grabado este viernes a bordo del Arctic Sunrise, Barea detalla cómo se incorpora el Arctic Sunrise a la acción tras los 11 meses que permaneció retenido en Rusia, tras una operación de asalto digna de película.

En el vídeo también interviene el capitán del Arctic, el norteamericano Joel Stewart, que lleva 25 años enrolado en los barcos de Greenpeace y pese a todo no ha perdido ni un miligramo de su apasionamiento en la búsqueda de dos objetivos: crear conciencia de la necesidad de detener el cambio climático y rechazar las prospecciones de petróleo en el mar. De los efectos perversos de ambas cosas ha sido testigo directo y relata cómo ha visto con sus propios ojos la reducción de las masas de hielo en el Ártico.

El tercer protagonista de este vídeo es el profesor Richard Steiner, también estadounidense, profesor durante 30 años en la Universidad de Alaska y especialista en perforaciones de petróleo en aguas profundas. Steiner no se cansa de pedir “respetuosamente” al Gobierno de España que frene las prospecciones en las costas de Canarias, pero advierte también del impacto fatal que tendría un vertido si éste se produjera en las cuadrículas de exploración que tiene desplegadas Marruecos en toda su costa. A su juicio, los dos países deberían firmar un tratado para poner fin a la búsqueda de petróleo en el mar, más aún en las aguas profundas.

Puedes leer la noticia completa en atcpress.com o visitar el Arctic Sunrise a través de este vídeo. De

No hay comentarios:

Publicar un comentario