jueves, 24 de julio de 2014

Una madre salva a su hija de 3 meses de un atragantamiento guiada al teléfono por un médico del 112

La niña empezó a asfixiarse tras sufrir un golpe de tos mientras comía y el facultativo indicó a su madre cómo debía hacerle la respiración boca-nariz



Una madre guiada por teléfono por los consejos de un médico del servicio canario de emergencias 112 logró salvar ayer la vida a su bebé, una niña de solo tres meses de edad, después de que la menor sufriera un atragantamiento que le impedía respirar. El hecho, del que ha informado hoy el 112 a través de una nota de prensa, sucedió el miércoles en Gran Canaria poco después del mediodía, cuando la madre llamó desesperada al servicio de emergencias porque su hija se había atragantado al sufrir un ataque de tos mientras comía, después de lo cual dejó de respirar y comenzó a ponerse de color morado.

Ambulancia medicalizada del Servicio de Urgencias Canario.


El médico fue dando instrucciones a la madre de cómo debía hacer la maniobra de reanimación, en una maniobra de ventilación boca-nariz, hasta que llegaron los servicios de emergencia, que suministraron oxígeno a la menor y la trasladaron al hospital Materno Infantil de Las Palmas de Gran Canaria.

En su nota, la Consejería de Sanidad informa de que la menor sufría una parada cardio-respiratoria que logró superar gracias a la maniobra que realizó su madre con las instrucciones que recibía del médico a través del teléfono. El médico logró retener la atención de la madre, le pidió que colocara a la niña sobre una superficie rígida y que le inyectara aire por la nariz a la menor en una maniobra de ventilación boca-nariz. El médico escuchó poco después que la niña empezaba a llorar débilmente, pero que dejaba de hacerlo a los pocos segundos. Entonces, insistió a la madre para que continuara ayudándola a respirar mientras llegaban los efectivos sanitarios que iban en camino.

Mientras todo esto ocurría, una ambulancia de soporte vital avanzado se dirigía al domicilio de la mujer y su personal administró oxígeno al bebé, que ya había logrado recuperarse gracias a los esfuerzos de su madre y la supervisión constante del médico que la atendía al otro lado del teléfono. Un minuto después llegó al lugar una ambulancia medicalizada que estabilizó a la menor y la trasladó al hospital Materno Infantil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario