Cinco años sin Jhonander: no hay olvido para las víctimas del SAR

Imagen
Hay tragedias que conmueven profundamente a la sociedad y víctimas a las que nunca arrinconará el olvido. Hoy hace cinco años de la muerte de Jhonander Ojeda Alemán, el joven militar de Telde que perdió la vida en un helicóptero del SAR caído al mar el mismo día de su cumpleaños, el 22 de octubre de 2015, solo año y medio después de un primer accidente en el que perdió a cuatro de sus compañeros y él logró sobrevivir casi milagrosamente.El joven sargento Jhonander habría cumplido este jueves 32 años, pero un golpe de fatalidad segó su vida abruptamente cuando regresaba de unas maniobras militares en Senegal junto al capitán José Morales y el teniente Saúl López. El caso, ya muy trágico por la pérdida de tres vidas, acumuló dramatismo en dosis extraordinarias por varios motivos. El primero, el hecho de que el joven sargento hubiese sido año y medio antes el único superviviente de otro accidente trágido del SAR en el océano al sur de Gran Canaria, donde resultaron muertos otros cuatro m…

Una ficha mal colocada puso en riesgo de colisión sobre el océano a dos aviones con 573 personas a bordo

Los controladores de Canarias y Cabo Verde que supervisaban la ruta no fueron conscientes en ningún momento del peligro de choque

Los pilotos eludieron cualquier posibilidad de impacto con sendas maniobras de ascenso y descenso cuando se encontraban a 90 metros de distancia en vertical

Gráfico que consta en el informe preliminar en manos de Fomento.


Una ficha mal colocada en el tablero de progresión de vuelos del  Centro de Control Aéreo de Canarias, aparentes problemas de coordinación con su homólogo de Cabo Verde y dificultades de comunicación por radio con las aeronaves colocaron en peligro de colisión a dos aviones que volaban sobre el océano Atlántico en dirección opuesta con un total de 573 personas a bordo en la madrugada del 7 de enero de 2013. El choque fue evitado in extremis por los pilotos con sendas maniobras de ascenso y descenso cuando uno de ellos vio venir al otro avión a una distancia en vertical de 300 pies, el equivalente a unos 90 metros sobre su cabeza, y apenas restaban unos 15 segundos para el impacto, de acuerdo con las alertas anticolisión que sonaron en las dos cabinas. Este piloto había intentado comunicarse sin éxito con el Centro de Control de Canarias, cuya estación de HF no atendió la llamada porque en ese momento mantenía una comunicación con el otro avión. Por el momento, el incidente únicamente se ha saldado con una tibia recomendación de la comisión investigadora para que AENA difunda los hechos entre su personal y le recuerde "la importancia de una correcta gestión de las fichas de progresión de vuelo".

Puedes leer la información completa en ATCpress, en este enlace.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Decenas de inmigrantes se contagian de Covid atrapados en la Casa del Marino: "Salí llorando, no se puede ni respirar"

Gran Canaria se asoma sin remedio al abismo del Covid

La pandemia avanza sin control en Las Palmas de GC: los casos se triplican en diez días