sábado, 3 de mayo de 2014

Cascada escolar en urgencias

Seguridad alimentaria


Padres de alumnos del colegio Arenas Sur reprochan al centro la falta de información tras un brote masivo de gastroenteritis que Sanidad identifica como salmonelosis


Sus hijos empezaron a presentar vómitos, diarreas y fiebre alta en la noche del miércoles y la madrugada del jueves, pero nadie pensó en una intoxicación masiva hasta que los escolares comenzaron a coincidir en cascada en los servicios sanitarios de urgencias. A partir de entonces, los mensajes a través del móvil se dispararon y los padres empezaron a pensar en un origen común del mal que afectaba a sus hijos. Todos ellos compartían un denominador común: ser alumnos con servicio de comedor en el colegio Arenas Sur, en el municipio de San Bartolomé de Tirajana.  En la tarde de este viernes, 2 de mayo, la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias confirmaba un caso masivo de toxiinfección alimentaria compatible con una salmonelosis. 

Sanidad cifra en 73 el número de afectados por esta intoxicación alimentaria, 65 niños y adolescentes de entre 2 y 17 años de edad, así como 8 adultos, pero no descarta que el número se modifique al alza. La sospecha se disparó a partir del mediodía del 1 de mayo, cuando los servicios de urgencia detectaron la llegada de decenas de menores y de algunos adultos procedentes del mismo municipio y que compartían colegio con la misma sintomatología: náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal y fiebre. Del total, 46 menores fueron atendidos en servicios hospitalarios de la red sanitaria pública y 6 permanecían ingresados este viernes, aunque sin síntomas de gravedad, según la misma información de la Consejería de Sanidad.

Sanidad sostiene que la sintomatología es la propia de una intoxicación de origen alimentario compatible con la salmonelosis, pero mantiene un principio de cautela en su diagnóstico a la espera de que esta suposición se compruebe mediante los oportunos resultados analíticos, tras la realización de coprocultivos.

Pero entretanto, padres de los niños afectados expresan un gran malestar por el comportamiento del centro escolar donde coinciden sus hijos, que hasta última hora de la tarde de este viernes 2 de mayo no envió información a los padres y que, cuando lo hizo, tampoco convenció con los escuetos tres párrafos que contenía la nota. En ella, el colegio expresaba su deseo de que tanto los alumnos como los adultos que se han visto afectados por la toxiinfección se recuperen lo antes posible. Pero al mismo tiempo, se excusaba del retraso en el envío de información "por la necesaria prudencia".

Esa parsimonia, sin embargo, no hizo sino irritar a los padres de los alumnos afectados. Uno de ellos, que ya llevaba 36 horas viendo a su hija de 4 años ardiendo en fiebre y llorando a causa de los cólicos abdominales, relataba este viernes la odisea en que acabó convirtiéndose el Primero de Mayo cuando, en medio de la cascada creciente de casos de gastroenteritis, las farmacias del Sur de la isla agotaron sus reservas de sueros orales para mantener hidratados a los afectados. "Los padres sentimos un gran malestar, no ya solo por la intoxicación, sino por el comportamiento posterior del colegio y la falta de información a los padres". Era viernes y en este colegio hacían puente. Sólo a última hora pudieron leer la nota distribuida a través de la plataforma informática del centro.

La dirección de Salud Pública se trasladó este 2 de mayo al colegio para recoger muestras y realizar los oportunos análisis. El colegio, mientras tanto, asegura en su nota que Sanidad no ha detectado "ningún foco riesgo ni aspecto de insalubridad" y que el centro se propone por tanto mantener normalizado el servicio de comedor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario