La operación del rescate del helicóptero del SAR ya empezó y se espera que acabe en horas

Ejército

Las labores para el izado han comenzado, aunque la meteorología no es la idónea


Los únicas complicaciones tienen que ver con factores exógenos: la presión subacuática, las corrientes marinas y los remolinos ciclónicos


El juez togado militar que instruye el caso y los investigadores de accidentes aéreos militares ya están a bordo del EDT Ares


El EDT Ares y sus grúas, el martes pasado en la Base Naval.


TERESA CÁRDENES, Las Palmas de Gran Canaria

La operación de rescate del helicóptero del SAR a 37 millas de Gran Canaria ya ha comenzado y se espera un desenlace positivo para las próximas horas, aunque algunas complicaciones meteorológicas, relacionadas básicamente con el estado del mar, podrían provocar retrasos y postergar la extracción hasta mañana, según acaban de confirmar fuentes del Ejército del Aire. La operación que se desarrolla desde el buque ADT Ares ligado a Phoenix International Holding es seguida en directo a bordo del barco por el juez togado militar que instruye la causa del accidente, así como por los miembros de la Comisión de Investigación Técnica de Aeronaves Militares (CITAAM). Este dato afianza la teoría de que se espera un desenlace inminente en la operación de búsqueda y extracción del helicóptero, que fue localizado en la madrugada del domingo a 2.362 metros de profundidad con los cuatro militares desaparecidos atrapados en su interior.



Los expertos de Phoenix International y especialistas del Ejército del Aire han trabajado conjuntamente en las últimas horas en los preparativos y el lanzamiento de la fase de rescate de la nave, que según las fuentes consultadas comenzó inmediatamente después de la localización del Súper Puma siniestrado y avanza a buen ritmo, por el momento sin más complicaciones que las derivadas de la meteorología. "Se están realizando las labores de izado", declaró una fuente autorizada del Ejército del Aire, cuyos máximos representantes se mantienen en estrecho contacto con las familias de los militares desaparecidos para transmitirles su confianza en el desarrollo de la operación.

Para la ejecución de esta fase, los especialistas están baremando cuidadosamente todos los factores, básicamente exógenos, que intervienen en la zona del rescate, y singularmente los relacionados con la meteorología, la presión subacuática y las corrientes marinas, para evitar que trunquen el enganche e izado de la nave hasta la superficie. Los expertos en oceanografía ya habían señalado desde el primer momento que la zona donde cayó el Súper Puma del SAR es un área de grandes remolinos ciclónicos, esto es, grandes masas de agua de mar en movimiento. Estos remolinos tienen una enorme capacidad para dispersar elementos de poco peso en todas las direcciones, pero, según los especialistas, no tienen potencia como para provocar desplazamientos significativos del helicóptero. Otra cosa es cómo intervengan ahora en la fase de levantamiento de la nave.

El accidente del Súper Puma accidentado es objeto de una doble investigación: la que realiza el juez togado militar que se hizo cargo de la instrucción tras el siniestro, por un lado, y la que llevarán a efecto los miembros de la CITAAM, que se desplazaron inmediatamente a Gran Canaria en cuanto se confirmó que el robot submarino ROV Remora II sumergido desde el EDT Ares había dado con la posición exacta del helicóptero tras rastrear una milla cuadrada en el fondo del océano. El juez y los investigadores se desplazaron a primera mañana de hoy al Ares a bordo de un barco de la Armada.

En esta misma dirección, la delegada del Gobierno, María del Carmen Hernández Bento, también acaba de declarar su convicción de que el rescate de la aeronave del fondo del mar es "cuestión de horas", aunque apeló a la prudencia, en vista de la complejidad de una operación de esta naturaleza. "Si todo va bien, el rescate es cuestión de horas y podría producirse esta tarde o, a más tardar, mañana", dijo la delegada. Hernández Bento no dejó abierta ninguna duda sobre el rescate tanto del helicóptero como de los cuerpos atrapados en su interior, los de los pilotos Daniel Pena Valiño, Carmen Ortega y Sebastián Ruiz, y del sargento Carlos Caramanzana.

La delegada expresó la confianza del Gobierno tanto en la pericia de los militares como de los especialistas de la empresa Phoenix International Holding y cuestionó las críticas al desembolso de 3,2 millones de euros realizado por el Ministerio de Defensa a través del Ejército del Aire para contratar a la compañía norteamericana, experta mundial en rescates en aguas profundas. "Estas cosas no tienen precio, y es de sentido común que no se abandone" a los militares desaparecidos cuando realizaban un entrenamiento de rescate nocturno en el mar.










Comentarios

Entradas populares de este blog

El Congreso aparca la comisión de Spanair (154 muertos) para dar prioridad al voto sobre RTVE

Así "mercadeó" el juez Alba un "acuerdo corrupto" con Miguel Ángel Ramírez, según la Fiscalía

Adiós, doctor: en memoria del gran Alfonso Medina, el gran cuidador de corazones