El robot ROV Remora II se sumerge en busca de los militares atrapados en el helicóptero del SAR

EJÉRCITO


El barco EDT Ares zarpa de La Luz y llegará este miércoles a primera hora a la zona donde se hundió la aeronave con tres pilotos y un mecánico del Ejército del Aire

El robot submarino es capaz de bajar a 6.000 metros de profundidad y rastreará el fondo oceánico con cámaras de alta definición



El Remora II, a bordo del EDT Ares, en el puerto de Las Palmas de GC.


TERESA CÁRDENES, Las Palmas de Gran Canaria

Menos de dos toneladas de peso, corazón electrónico, venas de fibra óptica y ojos de alta definición. Así es el Remora II, el robot submarino por control remoto que hoy se sumergirá en el Atlántico a 37 millas náuticas de Gran Canaria en busca del helicóptero del servicio aéreo de rescate (SAR) en que quedaron atrapados el 19 de marzo 4 militares del Ejército del Aire cuando la nave chocó de noche con el agua y se hundió en el océano tras realizar un entrenamiento de rescate nocturno.

El ROV (vehículo operado por control remoto, según sus siglas en inglés) Remora II llegó este martes a Gran Canaria a bordo del barco EDT Ares, la nave de bandera chipriota enviada a Canarias por Phoenix Internacional Holding para escanear el fondo marino y tratar de izar a la superficie el helicóptero siniestrado del SAR. El ROV es el equipo estrella de esta búsqueda y viaja suspendido de una grúa en el buque de bandera chipriota, que se hará a la mar a las tres de la madrugada de este viernes para llegar a la zona de búsqueda al amanecer.


Se trata de un robot de propulsión electro hidráulica capaz de alcanzar una profundidad de 6.000 metros bajo el mar, dotado de 6 hélices, manejado por control remoto y que alberga varias cámaras de alta definición, así como iluminación especial, para cumplir su principal cometido: visualizar el fondo del mar, localizar el objeto de su búsqueda, enviar imágenes a superficie mediante conexiones de fibra óptica y enganchar el artefacto que se pretenda rescatar hasta izarlo a la superficie.

En el mundo han proliferado las empresas capaces de proveer de ROV con capacidad para sumergirse en los fondos marinos, pero Phoenix International pasa por ser la que dispone de la tecnología más avanzada para realizar esta tarea de visualización y rescate en aguas muy profundas. Como la propia empresa recalca en su página web, sus ingenieros están especializados en el diseño y fabricación de ROV cuya singularidad es, además del manejo en grandes profundidades, su capacidad para introducirse en zonas de riesgo o de difícil acceso. 

La gran carta de presentación de PIH es el contrato estable que mantiene con la Marina de los Estados Unidos. Pero también su historial: desde la colaboración para el rescate de los restos del Columbia o las cajas negras del vuelo de Air France que cayó en mitad del Atlántico, hasta la búsqueda del avión de Malasya Airlines misteriosamente desaparecido en el océano Índico.


Las grúas traseras en la popa del barco de EDT-Phoenix.

El ROV de Phoenix casi pasa desapercibido como una caja metálica amarilla a bordo del EDT Ares, uno de los barcos que esta empresa tiene diseminados por todo el mundo para acceder en el menor plazo de tiempo posible a los lugares donde se le requiere. Viaja suspendido de una pequeña grúa. Pero el buque alberga al menos otras dos, una de ellas de mucho mayor porte y situada en una explanada situada en la popa del barco, para realizar las extracciones del fondo marino.

Con toda su tecnología de última generación, el EDT operará desde primera hora de este miércoles en la zona donde desapareció el helicóptero el 19 de marzo y no se prevé que regrese a puerto hasta que encuentre los restos del helicóptero y de los militares desaparecidos, a menos que la búsqueda se alargue tanto que requiera nuevos avituallamientos.

Fuentes de la Armada negaron este martes que a bordo del EDT vaya a viajar al juez togado militar que se ocupa de la instrucción del caso y explicaron que, en todo caso, se desplazará expresamente a la zona en helicóptero o en otro barco de la Armada en el momento en que sea izado el helicóptero siniestrado.

Las familias de los militares desaparecidos, los pilotos Daniel Pena Valiño (capitán), Carmen Ortega (teniente) y Sebastián Ruiz (teniente), así como del sargento mecánico Carlos Caramanzada, se mantienen en directo contacto con el Mando Aéreo de Canarias (Macan) para ser informados al detalle de las labores de búsqueda.

En los días previos a la llegada del EDT, el barco hidrográfico Malaspina de la Armada ha estado rastreando la zona donde desapareció el helicóptero para tratar de localizar el lugar exacto donde se hundió, tarea para la que ha contado con la colaboración del Centro de Oceanografía de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Los expertos creen que la nave se hundió a plomo y en vertical y que las corrientes que se registraban ese día no tenían fuerza suficiente como para provocar desplazamientos significativos de la nave.










Comentarios

Entradas populares de este blog

El Congreso aparca la comisión de Spanair (154 muertos) para dar prioridad al voto sobre RTVE

Así "mercadeó" el juez Alba un "acuerdo corrupto" con Miguel Ángel Ramírez, según la Fiscalía

Adiós, doctor: en memoria del gran Alfonso Medina, el gran cuidador de corazones