viernes, 25 de abril de 2014

El juez togado militar certifica el fallecimiento de los 4 militares del helicóptero del SAR

Ejército


Defensa ha eludido hacer público ningún detalle sobre la identidad de los cadáveres hallados el lunes y de los restos encontrados el martes


Las honras fúnebres cierran el domingo para las familias el círculo infernal de incertidumbre que han tenido que soportar durante 37 desesperantes días


La doble investigación proseguirá ahora a cargo del juez togado militar y de la comisión técnica de accidentes de aeronaves militares


Los militares cargan los restos del helicóptero en un camión en la Base Naval.




El juez togado militar ha confirmado esta tarde a las familias la certificación del fallecimiento de los pilotos Daniel Pena, Carmen Ortega, Sebastián Ruiz y Carlos Caramanzana, los 4 militares desaparecidos en la noche del 19 de marzo cuando un helicóptero del SAR se precipitó y se hundió en el mar a 37 millas náuticas de Gran Canaria, según ha confirmado a las 22,00 horas de este viernes el Ejército del Aire. Las honras fúnebres en honor de los fallecidos se celebrarán este domingo en el hangar del servicio aéreo de rescate donde se aloja el SAR en la Base Aérea de Gando, en el que se espera la presencia de ministro de Defensa, Pedro Morenés.


Las familias fueron citadas a las 19,00 horas de este viernes, hora canaria, algo más tarde de lo previsto,  para su reunión con el juez togado. En este encuentro, se transmitió a todos los familiares la certificación del fallecimiento de los cuatro militares, lo que desbloquea ahora todos los trámites necesarios para que se celebren las honras fúnebres y sobre todo para que las familias que lo deseen puedan trasladar los restos de los fallecidos a la Península. Como muestra de respeto a los fallecidos y a sus familias, que han pasado un durísimo trance durante 37 desesperantes días de incertidumbre, el Ejército del Aire ha eludido cualquier tipo de detalle en relación con la identidad de los dos cadáveres hallados el lunes y los restos encontrados en la madrugada del martes.


La certificación oficial se produce después de que el Ministerio de Defensa pidiera extremar el cotejo de datos de todos los restos encontrados para asegurar sin ningún género la identidad de los mismos. Las familias se han mostrado extraordinariamente serenas durante este trance de espera por el prolijo trabajo realizado en el Instituto Anatómico Forense de Las Palmas de Gran Canaria. Pero esta espera añadida ha representado para todos los familiares un plus de incertidumbre y dolor que ha puesto severamente a prueba incluso la salud de algunos de los afectados.

El juez se reunió con las familias once horas después de que el EDT Ares fletado por la compañía Phoenix International Holding desembarcara en la Base Naval de Las Palmas los restos del helicóptero rescatados del océano el pasado lunes durante una maniobra en la que la nave se fracturó en la fase final del ascenso, lo que provocó la pérdida en el mar de dos de los cuatro cadáveres atrapados en el interior. Tras el incidente, el robot submarino Remora II utilizado para la localización y extracción del helicóptero de los 2.362 metros de profundidad a los que se había hundido reanudó la búsqueda. En la madrugada del martes, encontró nuevos restos humanos que fueron trasladados al alba por un helicóptero del SAR a Gran Canaria, para su examen en el Anatómico Forense.

El EDT Ares abandonó el puerto inmediatamente después de descargar los restos.


Las honras fúnebres que se celebrarán este domingo han sido cuidadosamente preparadas a lo largo de esta semana. En realidad, están ensayadas desde el pasado lunes, cuando en el Mando Aéreo de Canarias y en la Delegación del Gobierno se daba por segura la finalización con éxito de la tarea de recuperación del helicóptero y de los cuatro cadáveres que el robot Remora ya había detectado en su interior. Este acto y el posterior traslado de los restos a los lugares de origen de los fallecidos cierra un círculo de incertidumbre para las familias, que en todo caso tendrán que enfrentarse ahora al dolor extremo de enfrentarse cara a cara con la realidad de la pérdida.

Los funerales no cierran, sin embargo, la doble investigación abierta sobre el accidente: la que realiza por un lado el juez togado militar y la que lleva a cabo la Comisión Técnica de Accidentes de Aeronaves Militares (CITAAM), cuyos miembros se desplazaron a la capital grancanaria y posteriormente a la zona de rastreo en cuanto se certificó, en la madrugada del domingo, que el Remora II había localizado el helicóptero en el fondo del mar y que las cámaras de alta definición habían transmitido a superficie imágenes de los cuatro militares atrapados en el interior de la nave.

Esta comisión es la encargada de intentar aclarar qué fue lo que provocó el accidente, que dejó cuatro fallecidos y un único superviviente, el único canario de nacimiento que viajaba a bordo. Este joven logró salir del helicóptero por una escotilla trasera cuando ya éste se encontraba sumergido en el agua y debió nadas varios metros hacia la superficie en mitad de la noche. Su testimonio y su rescate fueron claves posteriormente para dar con la localización exacta de la nave en el fondo del mar y realizar su rescate, aunque éste resultara luego parcialmente fallido debido a la fractura que sufrió el helicóptero durante el ascenso.



NOTA ÍNTEGRA DEL EJÉRCITO DEL AIRE:


Esta tarde, el Juez Togado Militar ha comunicado a los familiares de los militares la certificación del fallecimiento del capitán Daniel Pena Valiño, la teniente Carmen Gracia Ortega Cortés, el teniente Sebastián Ruíz Galván y el sargento Carlos Caramanzana Álvarez, los cuatro tripulantes del helicóptero del 802 Escuadrón accidentado en Canarias el pasado 19 de marzo.
Agradecimientos
El Ministerio de Defensa y el Ejército del Aire quieren agradecer la participación de las entidades que han colaborado con el Mando Aéreo de Canarias en las labores de búsqueda y salvamento, como son Salvamento Marítimo, Guardia Civil y Vigilancia Aduanera, así como la participación de los buques Meteoro y Malaspina de la Armada española y a todos aquellos organismos e instituciones que han contribuido en las diversas actividades relacionadas con este desgraciado suceso.
También se agradece el trato de los medios de comunicación ante una situación tan complicada para familiares, amigos y compañeros de los fallecidos.
Por último, pero no menos importante, agradecer al pueblo de Canarias el cariño demostrado al 802 Escuadrón, unidad que tras más de cincuenta años salvando vidas en el archipiélago canario, continuará demostrando con su labor diaria que ser merecedora de ese cariño. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario