viernes, 12 de enero de 2018

El gran maestro de la calma: en recuerdo de Julio Puente

La peor llamada es la que no se hace. El peor mensaje, el que nunca se envía. Julio Puente, periodista y sobre todo un ser humano excepcional, se ha ido. La noticia de su muerte es una realidad que abofetea desde las páginas de los periódicos que él amó y por los que se desvivió. Que se remata con la amarga certeza de que esa llamada que no hiciste a tiempo ya nunca la podrás hacer. Que su voz grave ya no estará para hacerte estallar en una carcajada pasando la realidad por el filtro implacable de su divertidísimo sarcasmo. Pero sobre todo, con la frustración de que nunca le dijeras cuánto cariño se ganó a fuerza de impartir enseñanzas impagables de humanidad.

Tuve la inmensa fortuna de conocer a Julio Puente en 2001, cuando él ya llevaba algún tiempo en la dirección de La Provincia y yo regresaba a Gran Canaria año y medio después del nacimiento de La Opinión de Tenerife. En las esquinas oscuras de las redacciones se tejen a veces absurdas leyendas acerca de la personalidad y el talante de los directores. Antes del aterrizaje, la que a mí me llegó de él es que era un tipo duro y seco y con un punto de misoginia en su relación profesional con las mujeres periodistas. Pocas veces mintió tanto un cuento chino de pasillo.

Ciertamente, desde sus casi dos metros de altura y su seriedad inicial, Julio Puente era como un gigante ante el cual tenías la sensación de empequeñecer hasta hacerte diminuta. Pero, una vez franqueada esa primera puerta, lo que emergía era un ser humano extraordinario, capaz como muy pocos de timonear una redacción con tanta autoridad como sentido de la humildad para escuchar y aprender de sus periodistas, mordacidad para romper con la risa tensiones inevitables, ecuanimidad y sentido de la justicia. Y por supuesto, sin rastro alguno de misoginia profesional. Aún hoy me pregunto dónde y por qué se gestó una leyenda tan surrealista como absurda y mentirosa.

Viví junto a Julio Puente en la redacción del periódico La Provincia algunos de los sucesos más dramáticos con que se estrenó el siglo XXI. Primero el tenebroso 11 de septiembre de 2001. Después el no menos fatídico 11-M de Madrid. La imagen que siempre guardaré de él es la de un hombre sereno, con una increíble capacidad para mantener una calma imperturbable incluso cuando el mundo entero enloquecía noqueado por la incomprensión y el dolor ante aquellos golpes brutales del terror.

Julio nos reunía, escuchaba, escuchaba, escuchaba, escuchaba... y luego daba las instrucciones precisas. Muy pocas en realidad. Con Julio al mando, todos sabíamos con muy pocas palabras qué teníamos que hacer. Era su manera, tan sabia, de hacer navegar aquel barco son seguridad sin que encallara en el caos al que tienen propensión todas las redacciones del planeta, más aún ante episodios tan espantosos de la historia del mundo.

Ese era el Julio director. Y luego estaba el Julio periodista. Aquel con un sexto, un séptimo, un octavo y hasta un noveno sentido para saber quién, cómo, por qué y cuándo se la intentaban colar al periódico o al periodista. Dónde estaban los farsantes, los corruptos o los mentirosos. El Julio que diseccionaba la realidad con la precisión de un cirujano. Porque si un enredador osaba acercarse con alguna engañifa, él ya había ido y venido y por supuesto descubierto por el camino todas las aristas del engaño o la malicia.

Pero más allá del Julio director y del Julio periodista que amaba el cine y el fútbol, el que nos quedará siempre en el corazón es el Julio Puente ser humano, el que destilaba una rara mezcla de finísima ironía y a la vez ternura. El que sabía acercase al becario más joven de la redacción y mandarlo al cine con entrada pagada para que respirara. "Anda, vete, descubre una buena película y mañana escribes una crítica". El que inoculaba su calma con sus paseos por la redacción. El que adivinaba sin que abrieras la boca si tenías algún problema en casa con tus hijos y daba clases desternillantes acerca de cómo lidiar primero con los mocos y luego con la adolescencia.

Como buen capitán de barco, siempre salía el último de la redacción cuando ya solo quedaba de guardia la sección de cierre. Le encantaba caminar. Pero, a las tantas de la noche, muchas veces accedía a que le acercara a casa en mi coche. Y entonces, casi siempre remataba el trayecto con alguna de las frases geniales con que tantas veces nos hizo sonreír o reír en la redacción, ya se hablara de políticos o de trapisondas por colisión de egos entre periodistas. "Al enemigo, ni una mala palabra, ni una buena acción".

"¿Correcta la línea? Pues seguimos para bingo..."

Hasta la vista, maestro. Y toda mi solidaridad con tu familia.





miércoles, 19 de abril de 2017

Adiós, doctor: en memoria del gran Alfonso Medina, el gran cuidador de corazones

Doctor Alfonso Medina Fernández-Aceituno. Fotografía: Gobierno de Canarias






He conocido con muchísimo retraso pero infinita tristeza la muerte del cardiólogo Alfonso Medina Fernández-Aceytuno. A propósito de su desaparición, ha escrito el presidente de la Sociedad Canaria de Cardiología que el corazón mueve y se conmueve, en el caso de los médicos por el sufrimiento de los pacientes. Estoy segura de que el corazón de todos quienes alguna vez fueron sus pacientes se conmueven hoy a la inversa, para lamentar la marcha de un doctor cuya eminencia era superada solo por otras dos características intrínsecamente suyas: el británico sentido del humor con que él ayudaba a relativizar cualquier problema, físico o emocional, de sus pacientes, a sabiendas de que la risa también es una fantástica e intangible medicina, y su abrumadora sabiduría. Porque Alfonso Medina era, más allá de la medicina, un hombre sabio.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Los médicos de la UMI del Hospital Insular denuncian el colapso y desbordamiento de la unidad de críticos



Los médicos de la Unidad de Medicina Intensiva del Hospital Insular de Gran Canaria han denunciado este miércoles 1 de marzo a través de un comunicado el colapso por desbordamiento de la UMI de este centro hospitalario, que se prolonga ya desde hace cuatro meses. Es mejor que lean la denuncia completa de este colectivo de médicos, porque no tiene desperdicio y ayuda a comprender cuál es la verdadera situación de la sanidad pública en Canarias. La frase más inquietante de esta comunicado: con los pacientes críticos "no se juega".







Los especialistas en Medicina Intensiva defienden su profesionalidad ante la saturación del Hospital Insular y piden soluciones inmediatas

La Sociedad Canaria de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias señala que la UMI del centro no cubre la demanda hospitalaria y que con los pacientes críticos no se ‘juega’



La Sociedad Canaria de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SOCAMICYUC) quiere transmitir la preocupación de este colectivo, especialmente la de los 17 médicos que integran la Unidad de Medicina Intensiva del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria, por la situación de desbordamiento que está viviendo este centro hospitalario en los últimos meses.

Los especialistas canarios de Medicina Intensiva subrayan que el enfermo crítico debe ser siempre atendido con los mejores recursos tanto materiales como humanos, ya que precisamente estos pacientes son los más indefensos y en los que más peligra su vida, y que por motivos obvios no tienen lista de espera.

Para Sergio Martínez Cuéllar, presidente de SOCAMICYUC, se trata de un problema de dimensión de la Unidad de Medicina Intensiva (UMI), que ya no responde a la demanda poblacional que recibe, en concreto, este centro hospitalario: “El Insular se queda pequeño y la UMI con sus 24 camas no cubre la demanda hospitalaria”, señala. A esto se une, según los portavoces de SOCAMICYUC, un problema de gestión del Hospital, ya que aunque sí se dan casos similares en otros hospitales de la región, no en el mismo grado que está sucediendo en el Insular, afirman.

“Las unidades de medicina intensiva de todos los centros hospitalarios se ven desbordadas a veces por unos pocos días, pero lo preocupante de la situación actual es que en el Insular se ha demorado en el tiempo. Ya llevamos cuatro meses”, denuncian.

En estos momentos, la UMI del Hospital Insular cuenta con 30 camas, 6 de las cuales son provisionales, y se ha obligado a trasladar en los últimos meses hasta 10 pacientes más a la Unidad del Despertar y Reanimación del centro, única preparada para recibirlos. Es decir, que ha tenido picos de hasta 46 camas ocupadas. Los especialistas calculan que han atendido allí alrededor de 200 pacientes desde noviembre.  “En urgencias no hay área de críticos. Hay un cuarto de paradas de tres camas para estabilizar el paciente crítico que llega, pero inmediatamente va a cargo de intensivos”, añaden.

La esperanza de vida aumenta, aumenta la oferta terapéutica de las patologías, aumentan los procedimientos invasivos, incluso la mayor esperanza de vida de enfermedades crónicas, explica el presidente de SOCAMICYUC. “Si la estancia media de las patologías críticas oscila normalmente entre los 5 días, estas estadísticas se están disparando por encima de los 6, siempre teniendo en cuenta que los baremos de internamiento en críticos se mueven desde mínimos de 2 días hasta máximos de 60”, agrega.

Martínez Cuellar señala que el Insular atiende a más población que el Hospital Doctor Negrín, en parte, por ser el centro de referencia de la población del sur de Gran Canaria, que es la que concentra el boom del sector turístico en los últimos años. Además, reciben derivaciones del Hospital General de Fuerteventura y de los casos críticos que se dan en el San Roque Maspalomas.

“No sólo debemos tener en cuenta a la población canaria. En este caso las autoridades deben valorar los flujos poblacionales que también requieren servicios médicos del Hospital”, señala el presidente de SOCAMICYUC, que entiende que si esta crisis se ha atribuido principalmente a la epidemia de gripe, ha sido porque ha descompensado la atención ya al límite de pacientes con patologías crónicas (cardiovasculares, respiratorias y renales, entre otras). 

Para dar una referencia en la misma isla, desde SOCAMICYUC anotan que  “la UMI del Hospital Doctor Negrín cuenta con 32 camas y dispone de forma permanente de otras 6 en la Unidad de Críticos”. Esto hace que este servicio no tenga la problemática de su homólogo en el Insular. “La UMI del Hospital Doctor Negrín está aceptando derivaciones del Insular a cuentagotas para no verse colapsado a su vez”, explican.

La Sociedad Canaria de Medicina Intensiva señala varias causas de esta situación, destacando como la principal la falta de inversión en el centro por parte de la Consejería de Sanidad. Tampoco ayuda, señalan, la mala gestión del personal con una alta temporalidad y con profesionales destinados a unidades de pacientes críticos sin una formación previa. “Una presión asistencial como la que se está produciendo no se puede atender sin disponer de los recursos suficientes”, alegan. Para estos profesionales del Hospital Insular, la sensación es que el centro es en estos momentos “la cenicienta” de la sanidad pública canaria.


viernes, 1 de julio de 2016

Tras el 26J: de la sonrisa a la broma pesada del destino

@teresacardenes

Si usted venció el domingo 26 de junio la tentación de irse a la playa y mandar a paseo el deber ciudadano de votar es bastante posible que hoy, seis días después, haya empezado a arrepentirse de entregar otra vez su confianza a alguna de las facciones que en breve volverán a sentarse en el Congreso. No es para menos, en vista de la exhibición de tacticismo, endogamia y total incapacidad para la autocrítica que vuelven a mostrar sus señorías en el delicado trance de encontrar de una vez una fórmula para la gobernabilidad del país. Hay millones de motivos para que los partidos con representación parlamentaria pongan fin de una vez al circo en que han convertido la búsqueda de una fórmula estable para gobernar. El primero de ellos, los cerca de 4 millones de españoles que todavía permanecen en el paro, una cifra aún más dramática si se analiza en términos porcentuales: 20 de cada cien españoles en edad de trabajar carecen de empleo, porcentaje que se dispara a un 44% sencillamente brutal si el segmento de población analizado es el menor de 25 años. El segundo, un contexto de vulnerabilidad generalizada en Europa ante ese terrorismo integrista que destruye vidas y sueños, pero que también hunde economías y países. El tercero, por si fuera poco, la incertidumbre sobrevenida sobre el futuro real de Europa como Unión tras el penoso Brexit.

La lógica más aplastante no admite demasiadas bromas con la gobernabilidad de España. Pero todo parece indicar que el escenario se encamina hacia la repetición de una exasperante comedia. El Partido Socialista, sí, ese que volvió a batir su propio récord de fuga de votos, siente tanta urgencia por resolver la gobernabilidad de España que ha decidido darse de plazo hasta el 9 de julio para reunir a su comité federal y decidir sobre los pactos. Dos semanas. Dos. Total, ¿qué prisa hay en formar gobierno mientras los barones se toman su tiempo para apuñalarse por los pasillos y enfangarse otra vez en otra bochornosa batalla intestina?

A su vera, por la izquierda, Pablo Iglesias, sin cuya obcecación por el fallido sorpasso España tendría ya un Gobierno sin Rajoy hace por lo menos dos meses, ha dejado testimonio en vídeo de su total y absoluta incapacidad para la autocrítica. Si lo han visto en su pieza favorita, el monólogo, ya habrán apreciado sus dos conclusiones. La primera, una insinuación nada sutil sobre la existencia de un pucherazo electoral por parte del partido ganador. La segunda, la muy alucinógena teoría de que si Unidos Podemos no obtuvo cientos de miles de votos más el 26J, no fue por ningún error propio, ni por su estrafalaria sonrisa del destino, ni por la humillación interna de ese valor emergente llamado Íñigo Errejón, ni por la purga posterior en la dirección de Madrid, ni tampoco por elegir la alianza equivocada. No. Si Unidos Podemos no obtuvo esos apoyos fue simplemente, dice Iglesias, porque otros tantos cientos de miles de ciudadanos tenían la sana intención de votarle a él, si bien quedaron agarrotados en el último minuto por un ataque de pánico súbito ante la urna que les llevó a votar... al PP. Y lo dice y se queda tan pancho. Como si el resto del universo mundo fuera solo una criatura poseída por la imbecilidad colectiva.

Pero este surrealismo patrio tan berlanguiano solo llega a su cénit si usted examina detenidamente el primer movimiento elegido por Mariano Rajoy para buscar un pacto: esto es, llamar al presunto líder de Coalición Canaria y a la vez presidente del Gobierno autonómico, Fernando Clavijo, para situar la clave de bóveda de la gobernabilidad de España nada más y nada menos que en el único y pírrico escaño que logró salvar para CC la diputada tinerfeña Ana Oramas.

Esto es: mientras el PSOE se entretiene en sus apuñalamientos y Pablo Iglesias ve naves ardiendo más allá de Orión, Mariano apunta una llave para la gobernabilidad en un partido en caída libre en Canarias que salvó su escaño por los pelos tras sumar apenas 78.080 votos en todo el Archipiélago y como cuarta (¡cuarta!) fuerza política incluso en su feudo, la provincia de Santa Cruz de Tenerife. Todo esto dos años después de haber cometido el error histórico de arrinconar internamente a la valiosa Ana Oramas en lugar de auparla a la cúpula de Coalición Canaria, en una decisión en la que con un alto grado de probabilidad tuvo mucho que ver su condición de mujer. Porque los cortijos son por lo general poco compatibles con las direcciones con nombre de mujer.


Pero volvamos al Congreso y al futuro de la gobernabilidad. Que sí, que vale, que la aritmética parlamentaria tras el último 26J vuelve a ser tan alocada que es capaz de dotar de super poderes un único y pírrico escaño asentado a su vez en solo 60.124 votos en su circunscripción. Pero de ahí a querer colocar la clave para la gobernabilidad de España en el exactamente 0,33% de votos que obtuvo CC en el cómputo nacional total no es una sonrisa del destino. Es más bien una broma muy pesada del destino en un escenario que ya no admite más tonteos ni más juegos de florete.

Repasen la historia de Alemania que de esto algo sabe y pónganse de acuerdo de una vez en la única lectura razonable que puede extraerse del escrutinio del domingo: que el PP y el PSOE suman 222 escaños y que sí son ellos realmente los que tienen una poderosa llave para resolver este bloqueo de una vez. Una poderosa llave, amén de una extraordinaria responsabilidad.

Y ya de paso, háganos un favor a los canarios, señor Rajoy, y no vuelva a inyectar oxígeno a un partido que después de 23 años consecutivos en el Gobierno autonómico, ha sido totalmente incapaz no ya de poner coto al desespero del paro. Sino de detener otras sangrías aún más pavorosas: las que llevan los nombres de los ciudadanos que se mueren en las listas de espera sanitarias o las de aquellos otros que con menos de 14 años de edad ya se convierten en carne de cañón por la vía del abandono y el fracaso escolar. Y todo eso con la complicidad sucesiva y alternante de sus socios de gobierno con mando en plaza en Madrid. Léase PSOE y Partido Popular, tan culpables como ese nacionalismo que a dios gracias, se desploma cada día un poco más en Canarias.











domingo, 20 de diciembre de 2015

20D: adiós bipartidismo, hola incertidumbre


Las elecciones más disputadas de la historia democrática de España han dejado este domingo un escenario de cambio de ciclo y de complicación sin precedentes en la búsqueda de una fórmula que permita la elección del nuevo presidente del Gobierno.





El Partido Popular logró salvar los muebles y reconfirmarse como la fuerza más votada, pero tras sufrir un fuerte golpe que compromete severamente cualquier posibilidad de gobernar. El bipartidismo enferma, pero ni mucho menos acaba de morir: el PSOE también sufrió el castigo de los electores, pero aún así logra amarrar gracias a la ley electoral 91 escaños, una veintena más que Podemos, a pesar de que el partido de Pablo Iglesias y sus coaligados igualaron a los socialistas con 5 millones de votos. Más corto se quedó Ciudadanos, aunque con un no despreciable registro de 3,5 millones de votos y 40 escaños. Pese a las dispersión del voto, los cuatro partidos encontraron este domingo motivos para celebrar el resultado electoral: el PP por la victoria relativa, el PSOE por el descalabro no consumado, Podemos por su meteórica irrupción como tercera fuerza política y Ciudadanos por su autoproclamada conquista del centro. Pero empieza ahora el verdadero laberinto en busca de los 176 votos que deben sustentar en primera vuelta la investidura.

lunes, 7 de diciembre de 2015

Soria proclama al PP campeón contra la corrupción: "hay que tener mucha cara", le espeta Rosell

Pocas cosas suelen ser en campaña electoral tan anodinas y aburridas como un debate provincial entre candidatos. No es exactamente culpa de los políticos, sino más bien de esa fragmentación de tiempos y temas que impone la dictadura del cronómetro por encima de cualquier conato de debate real, impide las réplicas y contrarréplicas sin las cuales solo existe una tediosa sucesión de monólogos y aplasta sin remedio cualquier posibilidad de extraer una noticia. Los debates son generalmente al periodismo lo que la rutina a los matrimonios: un agente letal que mata por aburrimiento.

Debate en SER Las Palmas (fotografía de @SER_LasPalmas)


domingo, 1 de noviembre de 2015

Explica Ministerio de Defensa por qué estás ocultando el funeral de los tres militares fallecidos

Ministerio de Defensa: son las 15:28 minutos del domingo 1 de noviembre y en menos de cuatro horas se celebrarán en la Base Aérea de Gando las honras fúnebres en memoria de los tres militares fallecidos en el segundo helicóptero del SAR de Canarias en 19 meses. Explícanos por favor por qué motivo todavía no se ha convocado a los periodistas. Despeja por favor la duda de que pretendes que estos funerales pasen lo más desapercibidos que sea posible.

Y por favor, si es que respondes, no lo hagas excusándote en las familias de los fallecidos, porque tenemos constancia por escrito de que ellos no solo no están en contra de la presencia de los periodistas, sino que además en algún caso la han pedido expresamente, conscientes de que los medios de comunicación son también su vínculo con la misma sociedad que llora con ellos. Explícanos cómo es posible que alguno de los padres crea que los medios de comunicación han sido ya autorizados y, sin embargo, no exista entre los periodistas locales una comunicación oficial sobre la hora y día de los funerales y menos aún un aviso para obtener la acreditación sin la cual tú NO LOS DEJARÁS pasar.

Contesta, Ministerio de Defensa, para no sospechar que este retraso es una indignidad más en el largo apagón informativo que ustedes pretenden sobre este caso y sobre el anterior, la tragedia del SAR de marzo de 2014. Para despejar las dudas de que solo quieres allí a los medios y las cámaras amigas, como ha ocurrido con la bochornosa, sí, bochornosa y oportunista visita de Mariano Rajoy, tan oportunamente publicitada en la televisión pública que pagamos todos pero que ustedes usan como si fuera una finca particular al servicio preelectoral del partido que gobierna.

Y dilo rápido, Ministerio de Defensa, antes de prolongar este incalificable y vergonzoso gesto de última hora.